Los estudios latinoamericanistas en Corea del sur: hacia otra perspectiva de la modernidad

Soo Kyoung Park

(Université nationale de Séoul)

한국어 번역 보기

  1. Introducción

Buenos días, primero quiero expresar mi agradecimiento a mis compañeros por permitirme compartir esta conversación y acompañarme. No será facíl organizar una conversación entre varios idiomas sin traducción. Pero vamos a intentarlo. 

El tema de hoy, la conexión Asia-América Latina implica varios puntos de discusiones. Ahora se habla mucho más que antes en cuanto a la vinculación del SUR GLOBAL, es decir, Asia-Africa-América Latina. En un primer momento fue en el ambito económico, progresivamente se ha ido convirtiendo también en la política y ahora tanto en el ambio intelectual como en el de la militancia política. Dentro de este tema voy a enfocarme en las situaciones de los estudios latinoamericanos en Corea a partir de mi propia experiencia y observación. Por eso esta ponencia no será más que una conversación para compartir lo que he observado desde mi posición como especialista en los estudios latinoamericanos. 

Para facilitar el entendimiento, siento que necesito presentarme personalmente para explicar cómo llego a las observasiones que voy a exponer en esta ponencia. Mi tema de investigación es primordiamente la cuestión indígena. Me abordo este tema historicamente. Pues mi tesis doctorial se titula ”El entramado de la soberaía nacional y la autonomía indigena en Mexico” enfocado en tres momentos históricos, 1549, 1812 y 1857. Después de titularme en doctorado, regresé a corea. Ahora doy las clases dento y fuera de universidad sobre la sociedad latinoamericana. Sigo trabajando en mi tema de investigación sobre la cuestión indígena, pero ahora no en México sino en otras regiones americalatinas y en otros periodos, por ejemplo las indigenas prehispanicas en los Andes o la indígena como concepto inventado en el siglo XVIII. Y escribo unos articulos sobre las situaciones actuales de América Latina dirigidos al público. Haciendo estas actividades yo observo profundamente cómo se movía y se mueve el interes de la sociedad coreana sobre América Latina. Si me permite adelantar la conclusión, veo un deseo de un pais periférico para convertirse en un centro, pero un deseo necesariamente frascasado. En este contexto la crítica decolonial en Corea no alcanza más allá del ambito intelectual.

En esta ponencia voy a explicar cronologicamente los legados históricos, la situación acutal y sus límites y perspectiva de los estudios latinoamericanistas en Corea. Los estudios latinoameircanistas son una subdisciplina academica y pertenecen a la linea de los estudios regionales cuyo objetivo es analizar y investigar procesos y dinámicas que ocurren en regiones a las cuales no pertenecen los investigadores. Es decir, los estudios regionales se basan en un supuesto que el sujeto de la investigacion no pertenece a la cultura de región que el mismo está investigando. En este sentido los estudios latinoamericanistas empiezan a entender la configuración espacial geográfica. Por otro lado los estudios regionales retoman y combinan las metodologías de varias disciplinas con el objetivo de sintetizar el conocimiento de una región. 

En este sentido antes de empezar es necesario mencionar dos puntos:

En el primer lugar, cuando se trata de un continente como objeto de investigación, así como Asia o América Latina, se disminuyen las particularidades de las subdivisión territorial de cada continente.  En otras palabras, Corea del sur es un país ubicado en el continente de Asia, pero me pregunto hasta dónde este país puede ser un representante del Asia. Tal vez en muchos casos Asia sea un sinonimo de China o Japón. Al mismo tiempo cuál país o cuál región está surgiendo en nuestra mente al argumentar América Latina. Puede ser Mexico, Argentina o Brasil, un pais grande con un nivel economico bastante desarrollado. Pocos piensan en Hondura, Ecuador, Paraguay. Como bien sabemos hay 33 paises y 15 territorios ultramar de Europa en América Latina. Hay una brecha enorme entre los paises andinos y los de Centroamérica historicamente, o aun más diferencia entre los del Cono Sur y México. Debemos tomar en consideración de eso. Sin embargo hasta ahora la sociedad coreana no está preparado para analizar basandose en cada región latinoamericana. En realidad los estudios latinoamericanistas están concentrado en algunos paises por ejemplo México, Argentina, Brasil, Chile. Cuando hablamos de América Latina, no hablamos de eso. Hablamos de algunos países que queremos hablar. Voy a desarrollar mi ponencia tomando en cuenta este aspecto. También es lo que quiero criticar en la tendencia dirigida al entendimiento sobre America Latina en la sociedad coreana. 

En el segundo lugar, me gustaría mencionar de antemano que esta ponencia no se enfocaría en un campo especifico, o sea, mi interes es cómo la sociedad coreana percibe e interpreta el continente America Latina incluso el público hasta los academicos. Por eso esta ponencia no es un trabajo teórico ni un trabajo analítico. Se basa en un supuesto de que el conocimiento de una sociedad, en este caso el conocimiento sobre America Latina en Corea del Sur, se forma a partir de, no solamente el conocimiento academico sino que lo habitual, lo cotidiano, lo imaginario. Más bien podríamos decir que la formación del conocimiento científico está bajo la influencia de la percepcion habitual de una sociedad. En este caso las latinoamericanistas coreanas no estan independientes de la inquietud social, politica, gubermental.

2. Antecedentes

Si me permito me gustaría iniciar con los antecedentes de los estudios latinoamericanistas en Corea del Sur. Los estudios latinoamericanistas en Corea remonta hasta los años cincuenta y los sesenta cuando Corea comenzaba a consolidarse como Estado y se enfocaban en las relaciones diplomaticas. En este contexto por primera vez se creó un departamento del español en la Universidad de Estudios Extranjeros de Hankuk. La creación del departamento fue apoyado por el gobierno coreano. Más bien fue la respuesta a la necesidad de la formación profesional requerida por parte del gobierno. Después de terminar la guerra en el año 1953 el gobierno coreano requería ampliar las relaciones exteriores, por eso en el año 1955 se creó el primer departamento relacionado con la lengua española en la universidad. Eso es el origen de los estudios latinoamericanistas en Corea. Yo les llamaría la primera generación de esta disciplina. La mayoría de los academicos que trabajan actualmente recibían la influencia directo e indirecto de ellos. pero la primera generación estaban bien orientados al leguna español, no estaban interesados los estudios regionales ni América Latina. Luego, en los comienzos de los 80 se crearon en varias universidades los departamentos relacionados con la literatura y lengua españolas. Actualmente en corea hay 15 universidades donde tiene departamento que enseña el español y la sociedad latinoamericana como los estudios regionales, cuyo nombre varia: el departamento de lengua español, el departamento de estudios sobre España y América Latina, el departamento de lengua y literatura españolas etc.

De ahí surgió dos carácter de los estudios latinoamericanistas en Corea. Primero, desde su origen se institucionalizaba por motivo de la necesidad gubermental. Hasta ahora es importante cuál es la región estratégica para el gobierno coreno. Hay conexión entre los estudios regionales y las políticas gubermentales. El segundo carácter de los estudios latinoamericanistas está vinculado con el aspecto interdisciplinario. Es una carrera interdisciplinaria por eso no hay una carrera universiatria como tal, al mismo tiempo dentro de las disciplinas tradicionales como la historia, las ciencias sociales, la filosofía no se han tratado las lineas de investigación relacionadas con América Latina. En fin hay dificultad para profundizar, ampliar y acumular el conocimiento sobre región. Recientemente se ha mejorado esta situación, pero no es suficiente. 

Esta condición de los estudios latinoamericanistas se debía al hecho de que el primer objetivo del disciplina era la formación de un especialista que hable el español, por eso se enfocaba por mucho tiempo la capacitación sobre el lenguaje. De esta manera el programa de enseñanza universitaria no se enfocaba en el entendimiento o la reflexión sobre la sociedad latinoamericana sino en la practica del español. El inicio de la disciplina de esta manera resultaba una gran barrera para construir una vinculación entre Corea y los paises latinoamericanas en un sentido bilateral y con intercambio de las ideas academicas. Desde hace años se ha cambiado y ahora al menos hay más intentos de intercambiar las perspectivas o los conocimientos entre ellos. El seminario de hoy tambié es un ejemplo de estos intentos.  

Regresando al tema, hasta los años 80 no existía interaacción entre Corea y América Latina en las relaciones internacionales ni intercambios académicos en un sentido estricto. Sólo hay papeles gubermentales donde se encuentran las firmas de ambas partes. Son los papeles. Durante mucho tiempo la sociedad coreana no estaba interesada en los países llamados “países subdesarrollados”, o sea estaba orientada al llamado primer mundo, o sea, Europa occidental y los Estados Unidos para adaptarse a su modelo económico y político. Hasta ahora esta tendencia no ha cambiado mucho. Yo veo que es una manera de sobrevivir de un país periférico. Esta descripción breve sobre el origen de los estudios latinoamericanistas muestra exactamente una manera con la cual cómo un país periférico como Corea percibía otra región perférica. Pero, lo interesante es que el nivel de desarrollo económico de algunos paises latinoamericanos en aquel tiempo había sobrepasado en comparación con Corea. Cuando se percibía una región como la “periféria”, esto no se debía solamente al nivel del desarrollo económico sino también a otros factores. Una razón por la cual se calificaba América Latina como región periférica en la sociedad coreana era su carácter etnico. Aunque sería una discusión muy complicada, yo diría que la sociedad coreana tiene una mirada racial. 

Por otro lado me parece que el interés desde abajo en la sociedad coreana sobre America Latina también surgía en estos momentos. Aunque ese interés era fragmentario y superficial, a veces hasta incongruente, un sector social en el ámbito de la militancia política mantenía el interes sobre América Latina. Este interés derivaba del consentimiento y la solidaridad por las experiencias historicas compartidas entre Corea y América Latina por ejemplo la dominación colonial y la lucha contra imperialismo. En los años 80 se publicaron varios libros sobre la teoría de la dependencia, la filosofía de la liberación y la lucha por la democracia o el socialismo en América Latina. Unos editoriales coreanas, que estaban vinculado con los movimientos sociales, empezaron a publicar la traducción de los libros españoles sobre la lucha del pueblo. A algunos intelectuales y actores sociales en Corea les inspiraron mucho. 

Mientras tanto la post-generación en el campo académico ha crecido mucho. Después de la creación del departamento relacionado con la lengua y la literatura españolas en varios universidades en los primeros años de los 80, sus egresados fueron a seguir su estudio a España o a los Estados Unidos. Cuando ellos terminaron y regresaron a Corea en los años 90, la sociedad coreana se habiá cambiado socialmente. Eso ayudaba mucho para abrir un espacio para los estudios latioamericanos.

Además debo mencionar que la mayoría de los recien doctorados, cuya especialidad era la literatura española, entraron al campo académico. Mientra tanto no se mostró muchos intereses sobre América Latina en otras disciplinas, por ejemplo en la historia, la sociología, la antropología y la filosofía. Sólo algunos investigadores en las ciencias políticas llamaban la atención en los casos de América Latina por influencia de la academia estadounidense. En este momento la democracia y la dictatura era un gran tema de las ciencias sociales. En pocas palabras, los investigadores literarios incluso linguisticos, que estudiaban en los Estados Unidos o en algunos casos en México, dirigirían los estudios latinoamericanistas en Corea más tarde. Yo veo que era un desafío desarrollar los estudios latinoamericanistas sin especialistas en cada disciplina. Aun así, unos investigadores lograban superar su formación académica y convertirse en especialista en los estudios latinoamericanistas. 

3. Nueva etapa después del 2000

La mayoria de los paises latinoamericanos y Corea pasaron el transición democrática en los fines de los 80 y los comienzos de los años 90. En el caso de Corea, basándose en una política externa hacia la globaización, se enfatizó el comercio, la inversión y la cooperación como las áreas que facilitarían el acceso de Corea a recursos, tecnología y mercados, asi como también a mejorar la eficiencia en los procesos de produccion. En este contexto aumentaba poco a poco el interes en las relaciones internacionales. Pero hasta los años 2000 no se vislumbraba el interés sobre América Latina. A partir del 2004 aumentó la cooperación entre Corea y algunos paises latinoamericanos como Argentina, Brasil y Chile. Cuando el presidente Lee Myung-Bak empezó a gestionar el gobierno coreano en el 2008, los países latinoamericanos fueron asignados como puntos regionales estratégicos porque este gobierno quería invertir en los recursos naturales a través de la diplomacia. De todos modos a partir de los 2000 los paises latinoamericanos se empezaban a considerar como un mercado emergente por parte del gobierno y los empresarios coreanos. Era ese momento cuando la empresa global Samsung construyó sus fabricas en México.

Lo interesante es que era una nueva coyuntura para América Latina, para Corea y para las relaciones entre ambos. Lo que permitía el comercio y la diplomacia economica entre ambos se debía al hecho de que ambos compartían un punto común en el nuevo modelo económico: el neoextractivismo. El objetivo de Corea era invertir a los recursos naturales (minería, agricultura y, sobre todo fuentes de energia) y obtener mano de obra barata para labores de ensamblaje mientras que los países latinoamericano tenía objetivo de explotar los recursos con la inversión extranjera. Lo curioso es que en estos momentos Corea había confirmado el giro a la derecha, en cambio en muchos paises latinoamericano los partidos de la izquierda tomaba el poder hasta llamarlo la marea rosada.  

Mientras los gobiernos de ambas partes estaban de acuerdo en la explotación de los recursos naturales y consolidaban una relación económica y diplomática, el interes social y académico sobre América Latina en Corea era mucho más fuerte que antes por la atracción hacia una alternativa polítca que proponían los gobiernos progresistas latinoamericanos. En otras palabras, diferentes actores sociales se preguntaban qué estaba pasando en América Latina, cómo podía volver el socialismo en el siglo XXI, viendo los cambios políticos y sociales en América Latina. A mi me parece que estas preguntas eran claves para el avance de los estudios latinoamericanistas en Corea. 

A partir del año 2000 América Latina ingresó en una nueva coyuntura política y económica caracterizada por la crisis de los partidos políticos tradicionales y el surgimiento de los nuevos actores políticos que han crecido dentro del marco de los movimientos sociales, por ejemplo las luchas indígenas y las luchas de trabajadores. Este nuevo ciclo político y económico se definía por el cuestionamiento al neoliberalismo y la relegitimación de discursos políticamente. De ahí se encontraba la emergencia de diferentes gobiernos apoyándose en políticas económicas contra neoliberalismo. Estos gobiernos propusieron realizar las demandas promovidas desde abajo, o sea su basamiento política, y articular la construcción de un propio espacio latinoamericano para mantener la distancia con la hegemonía estadounidense. Se denomina el giro a la izquierda o la marea rosada. Hugo Chavez, el ex-presidente de Venezuela y Lula da Silva, el de Brasil, fueron los protagonistas de esta nueva escena. Además de ellos, siguieron incorporando al giro a la izquierda durante los años de 2000 Evo Morales de Bolivia y Rafael Ortega de Ecuador etc. Esta tendencia política continuó durante 15 años. 

Desde Corea este cambio de época experimentado por América Latina se veía muy interesante. Como he señalado, en el ambito gubermental y económico, les permitía una relación más estrecha a los ambos partes. El gobierno coreano buscaba un nuevo mercado o un nuevo recurso mientras tanto los gobiernos de la izquierda de los paises latinoamericanos necesitaban nuevo inversor en lugar del capital de los Estados Unidos. El contra-neoliberalismo no es más bien un reemplazamiento de la hegemonía del Norte global. Por supuesto Corea no es el que buscaban ellos. Resultaba que surgió una nueva forma de cooperación entre China y los paises latinoamericanos especialmente los del sudamérica. Aun así, con el paso del tiempo algunos países latinoamericanos están interesados en ser socios de Corea como un contrapeso a la presencia de un poder económico mayor como lo de China y Japón. Estos países empezaron a funcionar nuevo centro del poder dejando los países latinoamericanos en una posición de nuevo mercado, en otras palabras nueva forma de ser periféria.

Por otro lado un sector social en Corea llamaba atención al giro a la izquierda en América Latina con nuevo discurso político. Aunque parece que ellos no estaban interesados plenamente el cambio de época en América Latina sino que llamaba atención solamente algunas nociones como “contra-neoliberalismo” o el “socialismo del siglo XXI”, ellos herederaron el interes social que mantenía la sociedad coreana desde los años 80. Puede decir que siempre hay un corriente o un deseo social para vinculación entre la sociedad coreana y la de América Latina desde abajo. El problema es que esta vinculación no estaba apoyado en un conocimiento estructurado, por eso no podía evitar un entendimiento unilateral. En fin no era un entendimiento basado en un analisis sino que una interpretación por su propia cuenta. De ahí veo un hueco, el que teníamos que llenar nosotros académicos. 

4. Una perspectiva hacia América Latina: modernidad/colonialidad

Como mencionado antes, le faltaba institucionalizar a los estudios latinoamericanos en Corea. Si recordamos que el origen de los estudios regionales estaba en la necesidad de gestionar “las colonias poscoloniales”, podríamos decir que es natural que el desarrollo de los estudios latinoamericanos en Corea tenía un obstáculo, el cual sería muy dificil de superar. Corea nunca ha gestionado una colonia ni siquiera lo deseaba, según yo. Por tal motivo no había mucha posibilidad de desarrollar los estudios latinoamericanos. En este sentido los años 2000 fueron los momentos decisivos en los que se unieron todos los intereses de la sociedad coreana sobre América Latina. El cambio político y social en América Latina provocaban el interés en varios sectores sociales coreanos incluso el gobierno. En este contexto las perspectivas academicas coreanos se ha cambiado y se empezaron a vincular los temas de investigaciones. En 2008 el proyecto de investiagacion en el Instituto de Estudios Latinoamericanos en Universidad Nacional de Seúl estructuraba los temas de investigación. Este proyecto se llamaba “América Latina en el siglo XXI y la transmodernidad” y intentaba abarcar y vincular los temas de investigación desde un punto de vista decolonial. 

Este nuevo proyecto de investigación compartía la contribución teórica de los grupos academicos latinoamericanos que han mantenido inquietudes, entre ellas, la crítica a la modernidad y a occidente. Estos grupos cuestionaban el concepto poscolonialismo en el sentido de que la formación de los estados nacionales en las perifericas después de concluir la gestión administrativa desde el centro ajeno no significa el fin del colonialismo. Desde esta perspectivo la sociedad latinoamericana se debe leer a través de un nuevo marco teórico en el que se explica la división internacional del trabajo entre centro y periferia, y la jerarquía racial para sostener esta división del trabajo. El concepto de la decolonialidad refleja una transición desde colonialismo moderno hacia colonialidad global. En este contexto surge las nociones como sistema mundial europeo/euro-norteamericano capitalista, patriarcal, moderno, colonial. El término de lo decolonial reconfigura el capitalismo como la exclusión provocado por la jerarquía diferenciada epistemologica, racial-etnica, de género-sexualaidad. 

A partir de los fines de los 2000 algunos academicos coreanos latinoamericanistas compartían esta perspectiva y ellos trabajaron con el proyecto de investigación conjunto en el Instituto. Esto ha cambiado bastate las perspectivas latinoamericanistas coreanas y ha logrado sistematizar los temas de investigaciónes que hasta entonces habían sido dispersos. En pocas palabras yo valoro mucho este proyecto como esfuerzo para dar cuerpo a los estudios latinoamericanistas en Corea a través de una nuestra perspectiva. Personalmente yo soy beneficiaria como la siguiente generación de este proyecto. En estos tiempos apenas se publicaron los libros básicos y clasicos en español para entender la sociedad latinoamericana y se introducieron los argumentos del grupo modernidad/colonialidad. Por ejemplo, se publicaron “1492, el encubrimiento del otro” por Enrique Dussel, varios libros de Walter Mignolo y los libros sobre la historia que puede ayudar a entender la cuestión de la modernidad/colonialidad.

Era un momento de abrir un horizonte para ver América Latina. Según esta perspectiva lo que se producía en América Latina no era la modernidad sino que un conjunto de la modernidad-colonialidad. No existe la modernidad sin colonialidad en America Latina. La modernidad siempre conlleva la colonialidad. Es una experiencia particular en América Latina. Al mismo tiempo, esta perspectiva problematiza el Estado nacional. Desde esta perspectiva no importa si el Estado nacional logre consolidarse y desarrollarse superando los vestigios coloniales, o incorporarse exitosamente al sistema mundial capitalista tomando una posición superior. Más bien la forma del Estado moderno nacional no puede ser un ente decolonial a medida que el modelo moderno del Estado nacional fue establecido como cimiento del poder colonial y sigue funcionando como aparato colonial. Por fin la cuestión de lo decolonial significa problematizar ese cimiento de la dinámica colonial, o sea un cimiento apoyado por el Estado y por las relaciones internacionales. 

De ahí me queda una cuestión. Generalmente los estudios regionales, en nuestro caso los estudios latinoamericanistas en Corea, necesitan el apoyo y la cooperación directo e indirecto gubermental. Como he mencionado, la historia de este campo intelectual fue consolidada en la medida de que las relaciones internacionales, que sea diplomática o económica. Y siempre hay demanda hacia los académicos para los interes económicos y diplomaticos. Por otro lado los estudios latinoamericanistas han estado maturado gracias a la contribución teórico de la critica a la modernidad y al papel del Estado nacional. Aqui veo una brecha muy amplia entre donde están arraigados los estudios latinoamericanistas institucionalmente y a donde dirigen sus planteamientos.  

El Estado nacional sigue buscando un nuevo mercado fuera de su territorio e intenta tomar la hegemonía en alguna región. Cuando analizamos historicamente los casos de América Latina, eso es claro. De esta manera podemos observar cómo está reorganizado el mecanismo capitalista, no dejando de construir colonias que sea exterior o interior. Corea no es un país excepcional en este contexto. Ulitimamente Corea se esfuerza en ampliar su influencia económica y cultural en los países del Sudeste Asiático. A través de los estudios latinoamericanistas nosotros tomamos en cuenta muy evidentemente este mecanismo del poder capitalista y colonial. Pero, Este mecanismo está apoyando ironicamente los estudios latinoamericanistas. Por eso me pregunto, ¿hasta dónde puede llegar la crítica a la modernidad en el campo intelectual si los investigadores están arraigados en una realidad insistiendo el desarrollo moderno? 

Aquí me quedo. Muchas gracias.

(image : Orbis Terrarum Nova et Accuratissima Tabula par Nicolaes Visscher, 1658)


Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search